viernes, 27 de enero de 2012

acaba de entrar un perro en el local


 K dice:
me gustan cuando entran al tren
 o cuando entran a una escuela
 siempre me pregunto quiénes fueron
 y qué les quedo pendiente
 y por qué tienen tanta sed que andan con la lengua para afuera
 los invitaría a un refresco, pero tal vez
 ya olvidaron como tomar del pico de una botella
A dice:
 no olvidan nada
 esta todo en la mirada
 una sonrisa que es resolana
 por donde asoma una lengua pagana
 alegría de otros tiempos mas no lejana
 que se acerca moviendo la cola y las patas
K dice:
 no, no son patas... son alas

1 comentario:

  1. Me gusta Ojo de fuego. Tengo un perro entrañable y sé que no son patas, sino alas de un ángel

    ResponderEliminar